Cuadernos de relojería       
Inicio Reparación Técnica Generalidades Libros Multimedia Cuadernos Enlaces Contacto
index sitemap advanced

Reflexiones ...
e-mail: Kepler1960@gmail.com

Adhesivos
Errores fácilmente evitables



            
Izquierda: Reloj con una etiqueta pegada.
Derecha: Tras despegar la etiqueta, se observa la marca que queda en la caja.


Un error que se observa con cierta frecuencia es el de la colocación de etiqueteas o cintas adhesivas sobre las cajas de los relojes. Se trata de una práctica errónea, dado que al retirar dichos adhesivos suele quedar en los relojes la antiestética marca de los mismos. Si las cajas son de madera, al despegar el adhesivo, se arranca parte de la capa superficial de la caja del reloj.

Las cintas adhesivas se colocan en ocasiones al empaquetar el reloj sin reparar en el daño que se producirá en el mismo cuando se proceda a su retirada. En cuanto a las etiquetas, suelen ser, indicaciones con referencias o precios de alguna venta reciente.

Es sorprendente que un error tan fácil de evitar, se de con cierta frecuencia. Si además, el adhesivo en cuestión, es colocado sobre un reloj antiguo de cierta importancia, la cuestión es realmente incomprensible.

Tanto en los relojes antiguos como modernos, se pueden encontrar etiquetas relativas a su origen. Se trata de las etiquetas de la fábrica o taller en la que se fabricó el reloj, y suelen estar colocadas en lugares discretos dentro de su caja, o bien en la tapa posterior de la misma. Estas etiquetas aportan una información muy interesante para conocer el origen del reloj, y lógicamente, deben permanecer en el.

Otras informaciones similares se encuentran en las platinas posteriores de los mecanismos, o en los diales de los relojes: Nombre del relojero, de la fábrica, de la relojería en la que se vendió, etc.

Se trata de una información apreciada por el coleccionista o relojero, y permite conocer los orígenes del reloj con mayor precisión.

Pero nada tienen que ver esas etiquetas identificativas que informan de la procedencia del reloj, con los adhesivos, que manos poco cuidadosas, colocan sobre el primer lugar que se tercie del mismo.



Cara interna de la etiqueta mostrada en la fotografía anterior.
Se observa parte de la capa superficial del reloj, adherida a la misma.




En la imagen se observa una etiqueta pegada al vidrio frontal de un reloj.
La retirada del adhesivo sobre el vidrio deja una marca que puede quitarse,
lo cual habitualmente no puede hacerse cuando se aplica sobre madera.