Inicio Cuadernos de relojería       
Inicio Reparación Técnica Generalidades Libros Multimedia Cuadernos Enlaces Contacto   Mandamiento del coleccionista responsable
index sitemap advanced


Ir al artículo Melodía Westminster     Anomalía musical en un reloj carillón

"El mecanismo de la imagen anterior es el de un reloj carillón. En una de las etiquetas que aparece en la pieza de madera a la que está fijado, leemos J. G. GIROD SA, 13 NOV 1965 En la platina trasera está estampada la marca de fábrica de Junghans. [seguir leyendo ...]


La vida de Juanelo Turriano (1500? - 1585) es fascinante. José Antonio García-Diego (1920 - 1994) escribió una excelente biografía de este sabio del Renacimiento: "Los relojes y automatas de Juanelo Turriano", Albatros Ediciones, 1982. Existe versión inglesa de la obra con el título: "Juanelo Turriano Charles V´s clockmaker; the man and his legend"; Editorial Castalia, 1986.
Relojero de Carlos V Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, constructor de autómatas, y artífice de los ingenios de Toledo, que elevaban el agua desde el Tajo hasta el alcazar de Toledo, la figura de Juanelo sin duda será interesante para todo aquel interesado en la Relojería.
Leemos en la biografía de José A. García-Diego:
[...] "Entre el emperador y el artífice se estableció una relación de amistad, muy rara entre alguien que creía reinar por derecho divino y un súbdito que además era artesano. Pero de ello hay pruebas.
Y de que seguramente Juanelo mantuvo su independencia, como siempre; o por lo menos hasta su horrible miseria final. Así la anécdota recogida por el Cardenal Federico Borromeo, erudito y fundador de la Biblioteca Ambrosiana, en un libro de 1632 y que, por tanto, puede proceder de una tradición oral relativamente cercana, da la impresión de inspirarse en un hecho real: "No se tiene por falsedad ni mentira aquello que se cuenta del maestro Gianello arriba mencionado, y tan querido por el Emperador Carlos Quinto. Se negó un día el buen Gianello, por cierta obstinación, a hacer una cosa que el Emperador quería que el hiciese dentro de su arte. Por lo cual el Emperador de modo amable le dijo ¿Qué merecía uno que no quisiera obedecer al emperador?: A lo que el maestro rápidamente, y sin perder el ánimo contestó: -Pagarle y mandarle con Dios".[...]

Atraso y adelanto de los relojes
188/8/2019



Sobre el escape Strasser.
28/7/2019



Rozamiento; efectos en los mecanismos de relojería.
17/6/2019



Adhesivos
Errores fácilmente evitables
(22/6/2016)

Un error que se observa con cierta frecuencia es el de la colocación de etiqueteas o cintas adhesivas sobre las cajas de los relojes. Se trata de una práctica errónea, dado que al retirar dichos adhesivos suele quedar en los relojes la antiestética marca de los mismos. Si las cajas son de madera, al despegar el adhesivo, se arranca parte de la capa superficial de la caja del reloj.

(seguir    leyendo ...)





Stefan Zweig
Memorias de un europeo
Editorial El Acantilado
(12/1/2016)
Stefan Zweig fue un escritor austríaco muy popular en la década 1920 - 1930. De origen judío, nació en Viena en noviembre de 1881. Escribió relatos, novelas y biografías, con una técnica narrativa que atrapa al lector. En 1942, durante la Segunda Guerra Mundial y en plena expansión del ejército alemán, se suicidó junto a su segunda esposa, en la ciudad brasileña de Petrópolis. Una de sus maravillosas obras se titula: "El mundo de ayer", en la que relata recuerdos de su vida, del Imperio austrohúngaro y de la Europa que conoció.

Los libros nos transportan a mundos desconocidos, corrigen nuestras carencias culturales, y quiero pensar que nos hacen ser mejores personas. Esta obra de Stefan Zweig consigue todas esas cosas. Encontrar un libro fascinante o un autor genial, tiene algo de descubrimiento de una nueva estrella en el firmamento. Desconocida hasta entonces, pasa a interesarnos y a captar nuestra atención.



Santander y sus relojes
Por Doña Carmen González Echegaray
(23/8/2015)

En el Santander del medievo, un reloj destacaba desde lo alto de la torre de la Catedral, señalando las horas en las que se distribuían los días y la vida de los habitantes de la villa santanderina. Cuenta la tradición, que al irse edificando las casas que frente a la colegial y mirando al sur daban la cara al mediodía, cada vecino intentaba poder "robar" un metro más de calle, para poder contemplar el reloj desde su misma casa.

Se iba pues, cerrando la calle, estrechándose rúa arriba, hasta casi adosarse el antiguo Ayuntamiento y la Iglesia de la Compañía, recién construida a principios del siglo XVII; más arriba, el palacio de los Riva Herrera también avanzó y al llegar a la subida de Santan Clara comenzaban a retrepar camino de la Alta apiñándose casuchas y huertos, siempre con el ojo abierto al sur para contemplar la esfera del reloj "comunal".       (seguir leyendo ...)




Gratitud     (22/8/2015)

En el viaje de la vida, muchas veces caminamos solos.
A veces, sin esperarlo, nos encontramos en el camino con personas maravillosas.
Nos vemos reflejados en ellas y nos animam a seguir adelante.      (seguir leyendo ...)