cucoclock   Relojes de la Selva Negra
Inicio Reparación Técnica Generalidades Libros Multimedia Cuadernos Enlaces Contacto                            
index sitemap advanced

La Selva Negra es una región del suroeste de Alemania en el estado de Baden-Wurtemberg.

Se trata de una región montañosa con densos bosques. Una de las teorías sobre el origen del nombre "Selva Negra nos dice que fueron los romanos quienes llamaron este área "Populus nigra"por la oscuridad de sus caminos debido a la densidad de sus bosques.

Siendo tradicionalmente una región agrícola, surge a mediados del siglo XVII una nueva actividad: la construcción de relojes. Inicialmente se desarrolla como una actividad en los días de invierno cuando las labores del campo permiten otras ocupaciones. Las herramientas para hacer aquellos primitivos relojes eran rudimentarias: compás, taladros, sierras y cuchillos.

Casa típica de la Selva Negra

Es realmente notable que a partir de unos orígenes tan rudimentarios, los habitantes de la Selva Negra fueran capaces de crear las maravillas de la relojería que conocemos, así como toda una gran industria relojera que ha llegado hasta nuestros días.

Uno de los relojes más conocidos de esa región alemana fue el reloj de cuco.

Su originalidad y concepción divertida probablemente son las causantes del gran éxito de este reloj en todo el mundo. Muchos asocian este reloj con recuerdos de la infancia, cuando los más pequeños esperaban impacientes a que saliera el "pajarito" del reloj y diera las horas.

Pero el reloj de cuco no fue el único que se construyó en la Selva Negra. Tampoco fue el primero. Desde los primitivos relojes hechos artesanalmente, principalmente de madera y accionados por piedras, hasta los de mayor refinamiento técnico construidos en fábricas a finales del siglo XIX, hay una gran variedad de modelos y estilos.

Dentro de esa variedad, los más tradicionales -como los Lackschilduhr- son los que más se asocian e identifican con la Selva Negra, llamándose incluso por ese nombre; aunque también otros tipos de relojes que no se parecen a los tradicionales, son originarios de la Selva Negra. Un ejemplo de esto son los reguladores vieneses fabricados en esa región alemana.

Cada variedad de reloj tenía un nombre específico, pero podemos encontrar un reloj determinado que responde a más de una denominación. Así, hay relojes de cuco que son también "rahmenuhr", por tener la típica caja y pintura de este tipo. Otros pueden ser de órgano y a la vez de autómatas. Por eso, es importante precisar que los alemanes utilizan nombres concretos para cada tipo de reloj, pero uno en concreto puede responder a varias denominaciones. Sirva la aclaración para interpretar mejor la siguiente clasificación.

Relojes tradicionales de la Selva Negra:

   
Escena de relojería antigua

Interior de un albergue en la Selva Negra
Reloj de cuco "Kuckucksuhr"

La característica fundamental de los relojes de cuco es la existencia de un autómata con la forma de este ave, que al dar las horas, aparece abriendo una portezuela sobre el dial, y acompaña las mismas con el clásico sonido "cu-cu".

Inventado el reloj de cuco en el siglo XVIII, este ingenioso reloj ha llegado hasta nuestros días, manteniéndose su producción en las modernas fábricas de relojería de la Selva Negra. Muchas son las diferencias entre aquellos primitivos relojes de cuco del siglo XVIII, las preciosas obras de arte del XIX y los que salen actualmente de las fábricas. Salvando las diferencias, que las hay, la industria relojera moderna ha permitido que se mantenga la producción de un reloj mecánico clásico como el de cuco.


Reloj de cuco a resortes
Reloj de cuco del siglo XVIII.

Se trata de un reloj de cuco de estilo lackschilduhr.

La madera es abundante en el mecanismo, siendo incluso de este material incluso las ruedas dentadas.

La sonería es sobre campana, y las flautas que producen el canto del cuco están sobre el mecanismo y en posición horizontal.

La disposición de los trenes de engranajes es otra característica interesante. Vemos el tren de la sonería detrás del tren de engranajes del movimiento. Esta disposición se encuentra hasta el primer cuarto del siglo XIX.

Otro aspecto a destacar es la forma y aspecto del autómata. Los autómatas que encontramos en los relojes de cuco antiguos con frecuencia están bien hechos. Además de la buena imitación del aspecto del cuco, encontramos en ocasiones autómatas con movimiento de las alas y el pico.

El museo alemán de relojes Deutches Uhrenmuseum alberga una importante colección de relojes de cuco,
así como otras maravillosas piezas de la relojería de la Selva Negra. Dos imágenes del interior del museo.

Autómatas de relojes de cuco antiguos con las alas y el pico articulados.


Reloj de cuco y codorniz "Kuckuck und Wachtel"

Este tipo de reloj es una variante del reloj de cuco.

Además del cuco que da las horas, el reloj dispone de un segundo autómata -que representa a una codorniz- que da los cuartos.

El mecanismo consta generalmente de tres trenes de engranajes: a) para el movimiento, b) para el cuco y c) para la codorniz.

La sonería de la codorniz es de cuartos, reproduciendo su canto con esa periodicidad. Dicho canto es producido mediante un fuelle que introduce aire a cierta presión en una pequeña flauta, que da las tres notas características.


Reloj de cuco y codorniz a resortes

La sonería de los relojes tiene su importancia. Muchas veces no se ve el reloj, pero si se escucha su sonido al dar las horas. El reloj de cuco y codorniz no es una excepción. La calidad de su sonería la evaluaremos por la belleza del sonido que imita el canto de la codorniz y del cuco; además, los gongs que lo acompañan, completarán los de los autómatas.

La investigación de las flautas y fuelles de los relojes de cuco y codorniz permite conocer las técnicas que empleaban los viejos artesanos de la Selva Negra, para conseguir una excelente imitación del canto del cuco y codorniz.

Reloj de cuco y codorniz de la Selva Negra, del fabricante Johann Baptist Beha & Söhne, cerca de 1870.

Derecha e izquierda: detalle de los autómatas; centro: etiqueta del fabricante

Como en otros tipos de relojes de la Selva Negra, la madera fue siendo sustituida de forma gradual en los mecanismos, por el metal.



Reloj "Lackschilduhr"

El "Lackschilduhr"es un reloj con dial de madera, cuadrado en la zona inferior y semicircular en la superior.

Es, junto al reloj de cuco, otro de los relojes que podríamos llamar "clásicos" de la Selva Negra, y debe su nombre a que sus diales estaban lacados.

Podría decirse que la caja del reloj está formada por el propio mecanismo, que lleva fijado el dial en su frontal, dos puertas a los lados y una pieza posterior de la que se cuelga el reloj de la pared.

La decoración del dial suele consistir en un paisaje, escena rural ó motivo floral.

Los movimientos eran habitualmente de madera, siendo esta frecuentemente de haya. En los relojes más antiguos, practicamente todo el mecanismo estaba hecho en madera, salvo algunas piezas de metal. Con el tiempo, la madera fue siendo sustituida por metales como el latón y el acero, pero las platinas siguieron siendo de madera.

La disposción de los trenes de sonería y movimiento, así como la abundancia de la madera en el mecanismo dan una idea aproximada de la época del reloj.
Reloj "Lackschilduhr"

Este tipo de mecanismo, realmente representativo de la relojería de la Selva Negra, no se utilizó en exclusiva en los "Lackschilduhr". La forma de construir relojes en la Selva Negra fue cambiando a lo largo del tiempo. La evolución ha sido una constante en todas las regiones en las que se ha desarrollado la relojería. Analizando la producción relojera de la Selva Negra, podemos ver que los mecanismos se fueron transformando. Además de la sustitución de la madera por metal, observamos que la disposición de los trenes de sonería y movimiento evoluciona desde la primitiva con el movimiento delante de la sonería, hasta la primera mitad del siglo XIX, hasta la consistente en poner uno al lado del otro a partir esa época.

El mecanismo de este tipo de reloj se encuentra también en otros que se hicieron en gran número en esa región alemana.

Un rasgo destacable de la relojería desarrollada en la Selva Negra fue la gran variedad de relojes que crearon. Relojes con divertidos autómatas, musicales, artísticas pinturas, nos muestran la gran imaginación de aquellos artesanos primero y maestros relojeros después. Todo ello desembocaría finalmente en la importante industria relojera que se desarrolló en esa región. Analizando la historia de la relojería de la Selva Negra, vemos la evolución de los mecanismos. Y paralelamente a ella, encontramos una gran diversidad de tipos de relojes. En cada época esa variedad de relojes se construye con el tipo de mecanismo de su tiempo.

Por eso, como se indica anteriormente, el mecanismo del "Lackschilduhr" no es específico de el sino que se encuentra habitualmente en relojes de otros tipos hechos en la misma época.
La evolución que encontramos en los mecanismos permite ver los cambios en disposiciones de trenes de engranajes, sistemas, materiales, tamaños, etc. Pero esas variaciones no impiden reconocer los mecanismos de la Selva Negra a partir de detalles constructivos que les son característicos.

Otro aspecto a reseñar es el de la firma de cajas y movimientos. Encotramos relojes en los que no hay firmas, y otros -generalmente de relojeros ó fábricas- en los que estas si que aparecen. No existiendo una regla general, cuando la firma está presente, aparece grabada en la madera de la caja del reloj, con un sello de tinta marcado, ó en otros casos mediante la etiqueta pegada a la misma.

Mecanismo de un reloj "Lackschilduhr" con alarma.


Reloj con autómatas "Figureuhr"

En los relojes de la Selva Negra encontramos en ocasiones ingeniosos autómatas. Estos consisten en pequeñas figuras de personas ó animales que siendo accionados por el mecanismo ejecutan determinados movimientos. El reloj de cuco, arriba mencionado es un reloj con autómata.



El ingenio de los artistas quedó plasmado en ingeniosos autómatas que representaban bailarines, ángeles tocando la trompeta, soldados haciendo guardia, campesinos segando, etc.

Uno muy curioso consistía en un soldado con un fusil sobre su espalda que se movía entre dos garitas.



Para dotar de movimiento al autómata un sistema consistía en fijar un dispositivo al eje del áncora, el cual con su giro, movía alternativamente al autómata: los ojos de cara humana, la figura de un segador, etc.

Otra forma de conseguir movimiento en el autómata consistía en conectarlo con el mecanismo de la sonería; así, al dar las horas el reloj, por ejemplo, el martillo accionaba algún elemento articulado de la figura.

Reloj de órgano "Flötenuhr"

El reloj de órgano, también llamado de flautas, es un reloj musical.

Se le llama reloj de flautas ó de órgano, recibiendo en alemán el nombre de "Flötenuhr".

Los relojes de flautas se fabricaron bastante entre 1820 y 1870. Los diales solían ser de gran tamaño, en madera estucada y pintada. Algunos tenian un escenario con autómatas que danzaban girando sobre si mismas y en círculo cuando sonaba la música. Otros disponían sobre el dial de un reducido número de autómatas representando músicos, que realizaba movimientos al son de la melodía.

Las flautas solían ser de madera y en ocasiones llegaban a tener hasta 70.

Había relojes cuyo mecanismo musical se accionaba mediante monedas que se encontraban en lugares públicos para que la gente bailara al son de la música.


Reloj de órgano

El "Flötenuhr" consiste básicamente en un reloj con movimiento y sonería, que al dar las horas acciona un mecanismo musical. Dicho mecanismo normalmente está formado por dos fuelles que introducen aire en un depósito en el cual, la apertura de unas válvulas en una secuencia determinada, producen el sonido en las flautas.

La apertura y cierre de las válvulas se produce mediante unas palancas que son accionadas por un cilindro que dispone de unos pequeños pasadores ó broches.

El mecanismo musical es básicamente un órgano -de ahí uno de los nombres del reloj- con el mencionado cilindro, que es el que acciona las válvulas para que suenen en las flautas las notas de la melodía.

Los mecanismos de los "Flötenuhren" constituyen una ciencia en si mismos. Una manivela movida por el reloj acciona el primer fuelle introduciendo aire al depósito. Un resorte mantiene el aire del depósito bajo presión para que resuenen las flautas.

Si la entrada de aire es excesiva, se abre otra válvula automáticamente disminuyendo la presión en el depósito. Esta sobrepresión se produce en los momentos en los que las únicas flautas en acción son las de sonidos agudos.

El control de la presión del aire es importante para conseguir un sonido agradable de la música.

La entrada de aire en las flautas se produce mediante un cilindro ó tambor de pasadores. Cuando las notas deben tener mayor duración se sustituyen los pasadores por broches en forma de "U".

Bajo cada flauta hay una válvula que es abierta por los pasadores del cilindro.

Suelen existir sistemas de desconexión en los periodos nocturnos.

La construcción de este tipo de relojes requería conocer los principios técnicos y musicales de los mismos.

Ignatz Bruder (1780-1845) y Andreas Ruth (1817-1888) fueron dos famosos constructores de relojes de flautas.

Es posible ver este tipo de relojes musicales en algunos museos de música mecánica europeos.


Dos relojes de flautas de diferente estilo. A la derecha, detalle de uno de los autómatas.



Reloj de órgano con autómatas


Reloj de trompeta "Trompeteruhr"

Reloj de trompeta

"Trompeteruhr" es el nombre alemán de este reloj cuya traducción al español sería reloj de trompeta.

Hay dos variantes. Uno de ellos es propiamente un reloj musical, que reproduce una melodía. El otro dispone de un mecanismo similar a los relojes de cuco y teniendo 2 ó 3 trompetas tan solo produce 2 ó tres notas.

Estos relojes, en cualquiera de las dos variantes anteriores, tienen un autómata que a las horas aparece en el frontal y simula tocar una trompeta mientras suena la sonería.

Sus orígenes se encuentran en el área de Furtwangen.

El sonido de estos relojes se produce por medio de unas lengüetas metálicas que vibran al paso del aire, saliendo a continuación por un tubo cónico que confiere la sonoridad adecuada.

El sonido que producen estos relojes tiene cierto parecido con el del acordeón.

El número de trompetas varía de unos relojes a otros, siendo generalmente más valorados los de mayor número. Emilian Wehrle (1832-1896) y Jacob Bäuerle fueron dos célebres constructores de relojes de trompeta. Jacob comenzó utilizando mecanismos de relojes de cuco, pero sustituyendo las clásicas flautas de estos por sistemas basados en instrumentos de viento. Hizo muchas pruebas hasta que consiguió su primer reloj de trompeta. Al principio con un único tono. Después con dos y tres tonos.
Sus relojes fueron muy populares pero el precio elevado hacía que compitieran dificilmente con los relojes de cuco, que solían tener un precio inferior.
En 1858 los relojes de Bäuerle fueron premiados en la exposición de la industria relojera de Villingen, Alemania.
La tecnología de la época permitía construir movimientos de 8 días cuerda pero los relojes de Bäuerle solían tener mecanismos de 1 día cuerda.
Un hijo de Jacob, Karl Bäuerle, siguió los pasos de su padre. Continuó construyendo relojes de trompeta e introdujo importantes mejoras en ellos.


Mecanismo de un reloj de trompeta

Emilian Wehrle (1832-1896)

Los relojes de trompeta de Emilian Wehrle siempre tuvieron un enorme pretigio y son aún hoy día muy valorados por los coleccionistas.

Emilian fue un buen estudiante y destacó pronto en la escuela en las materias técnicas. Trabajó desde muy joven en relojería. Su padre fue granjero y relojero.

Dejó escrito un diario en el que relata los difíciles comienzos de su empresa de relojes. Esta fue fundada en 1857. Emilian cuenta en su diario que trabajando al principio día y noche, a partir de 1858 las cosas comenzaron a ir mejor en su negocio.

Su matrimonio con Norma Wehrle en 1860 influyó en el rumbo de su empresa. Norma era hija de un fabricante de cajas de música.

Con la ayuda del padre de Norma, Emilian compró un edificio para instalar su fábrica en Furtwangen, en la calle hoy llamada Baumannstrasse, 25.

Reloj de trompeta

La nueva empresa, EMILIAN WEHRLE AND CO. se especializó en relojes de trompeta. Sin embargo Emilian siempre andaba experimentando y eventualmente construyó: relojes de flauta, relojes de gallo y algún reloj con pájaro cantor.

La producción fue aumentando, siendo en 1864 de 160 relojes y en el año siguiente de 190, entre relojes de trompeta y de cuco.

Su empresa obtuvo un gran prestigio y numerosos premios por la calidad y originalidad de sus relojes.

Al morir Emilian, en 1896, cesó la producción de relojes de trompeta. Su cuñado continuó con la fábrica, pero los problemas financieros obligaron a reorientar la producción, pasando a fabricar pequeñas piezas de mecánica de precisión.

Emilian Wehrle ocupa un lugar imporante en la historia de la relojería de la Selva Negra. Sus relojes pueden verse en algunos museos de relojería de Alemania.

Reloj de trompeta de Emilian Wehrle. Se encuentra en el Deutches Uhrenmuseum de Furtwangen.


Reloj comedor de patatas "Knödelfresser"

El comedor de patatas es un ingenioso autómata que simula la acción que da origen a su nombre, al ser accionado por el mecanismo del reloj. El autómata se encuentra habitualmente en la parte superior del reloj, sentado y sosteniendo lo que podríamos imaginar es un plato de patatas. Al activarse la sonería, el autómata lleva una patata a su boca. la cual abre simultáneamente y con cierta rapidez, dando la apariencia de que la traga.

Detalle de uno de estos autómatas.


Reloj comedor de patatas


Reloj de pájaro cantor "Singvogel"

Dentro del fascinante mundo de los autómatas uno realmente curioso es el del pájaro cantor. Algunas de estas maravillas de la mecánica, disponen de una figura con forma de pájaro que se mueve mientras otro mecanismo simula su canto.

La ciencia de los autómatas se ha desarrollado en paralelo a la de la relojería.

En el reloj de pájaro cantor podemos ver a este simpático autómata sobre el mismo. Además del mecanismo de relojería, encontramos en el reloj, el otro ingenio cuya función es producir el canto.

Básicamente el dispositivo sonoro consiste en una pequeña flauta de sección circular, que tiene la posibilidad de desplazar un pequeño émbolo en su interior. Las variaciones en el volumen interior de la flauta determinan, al sonar esta, tonos diferentes.Otro dispositivo se encarga de desplazar el émbolo con una cadencia determinada, a la vez que un pequeño fuelle insufla aire produciendo el sonido.

Estos son los fundamentos básicos de este tipo de ingenios.

Esquema del mecanismo de un pájaro cantor e imagen del autómata.



Reloj de pájaro cantor.


Reloj de gallo "Hahnenuhr"

El reloj de gallo es otro ejemplo del ingenio de los relojeros de la Selva Negra. En el encontramos un autómata con forma de gallo y un dispositivo en el mecanismo que imita su canto.

Encontramos gallos autómatas en relojes astronómicos medievales de algunas ciudades europeas, como la Torre del reloj en Berna, el reloj astronómico de Praga ó el reloj de la catedral de Estrasburgo.


Reloj de gallo de la Selva Negra.


Detalles del mecanismo.


Reloj "Rahmenuhr"

El "Rahmenuhr se caracteriza por tener una caja generalmente cuadrada y una pintura ó litografía en su frontal.

El reloj tiene normalmente una puerta con un vidrio en todo su frontal que al abrirse permite acceder al dial.

En los casos en los que tienen pintura, esta suele estar hecha al óleo sobre chapa de zinc. El dial queda normalmente dentro de la imagen de la pintura.

Otra variante es la existencia de una imagen litografiada en vez de pintada. Cuando es así, es decir litografiada, suele estar tras otro vidrio, y el dial está pintado por la parte posterior de este.

Los motivos pictóricos que encontramos en estos diales suelen ser paisajes, personas, animales, etc. En el caso de que los temas de las pinturas sean personas ó animales, estas tienen en ocasiones autómatas con movimiento de ojos.


Reloj "Rahmenuhr"

Reloj "Bilderuhr"

El "bilderuhr" guarda cierta similitud con el "rahmenuhr" en el sentido de que tiene una imagen en su frontal, pero a diferencia de este, no tiene el aspecto de reloj de cuadro, sinó que la pintura está integrada dentro de la caja.

Los mecanismos suelen ser de platinas de madera, a pesas y generalmente de un día cuerda. Las sonerías por rueda contadera sobre gong.


El segundo reloj por la izquierda es demás de "bilderuhr" "augenwender".


Reloj de estilo "bilderuhr"


Reloj de ojos "Augenwender"

El "Augenwender" se caracteriza por tener una cara, figura, pintura ó litografía en la que la figura representada, de persona ó animal, mueve los ojos.

Podemos encontrar este tipo de autómatas -de ojos- en distintos tipos de relojes como los "Rahmenuhren", "Bilderuhren", en incluso "Lackschilduren". El autómata es generalmente accionado por el péndulo del reloj, que en su movimiento oscilatorio trasmite a un dispositivo de los ojos un movimiento de vaivén.



Reloj de ojos con figura de mujer.

Detalle del mecanismo de los ojos de la figura.

Los ojos tienen ejes de giro verticales y son accionados por por el alambre doblado en forma de "U" que aparece en primer plano.

El ajuste de este mecanismo es importante para conseguir que el ángulo de giro de cada ojo sea el correcto, la mirada no sea estrábica, y el péndulo pueda oscilar.




Reloj de 4 ojos. La imagen está pintada al óleo sobre una chapa de zinc.


Detalle del mecanismo de los ojos.



Reloj de cuco, de ojos y de estilo "Rahmenuhr"




Detalle de la pintura y el autómata del cuco.

Volver arriba