cucoclock   Galileo Galilei (1564-1642)
Inicio Reparación Técnica Generalidades Libros Multimedia Cuadernos Enlaces Contacto
index sitemap advanced

El método experimental y de observación es la base de la ciencia moderna.

Galileo, astrónomo, filósofo, matemático y físico, se sirvió de ambos, experimentación y observación, en sus descubrimientos científicos.

Nació en la ciudad italiana de Pisa, el 15 de febrero de 1564, y desde niño mostró una gran creatividad en el diseño de juguetes. Aprendió a tocar el laúd y el órgano, escribió canciones, poemas, críticas literarias, y destacó incluso como pintor.

Los primeros años en la escuela los pasó en un monasterio de Florencia. Su padre, Vicenzo Galilei, quería que fuese médico, y en 1581 Galileo fue a la universidad de Pisa a estudiar medicina. Allí aprendió medicina y filosofía, y más adelante matemáticas, donde encontraría la base para investigar las leyes de la Naturaleza.

A la edad de 25 años se le asignó la cátedra de matemáticas de la universidad de Pisa.

En 1592 Galileo, que contaba entonces 28 años, se trasladó a la universidad de Padua en la que ejerció como profesor de Geometría, Mecánica y Astronomía, hasta 1610.


Galileo Galilei
Pisa, región italiana de la Toscana

Cuenta la leyenda que Galileo, siendo joven aún, observó la regularidad con la que oscilaba un candelabro de la catedral de Pisa. Después estudió las leyes de las oscilaciones pendulares, sirviéndose más tarde del péndulo en sus observaciones astronómicas.

Este procedimiento tenía dos inconvenientes. Por un lado, tras comenzar a oscilar, el péndulo iba poco a poco reduciendo la amplitud de oscilación hasta que se paraba.

Eso obligaba a dar cada cierto tiempo un nuevo impulso para mantener la oscilación del péndulo. El otro inconveniente era que se necesitaba contar el número de oscilaciones. Se dice que Galileo encargaba estas tareas a otra persona.

Galileo descubrió la ley del péndulo, y este descubrimiento tendría gran importancia en relojería.

Estudió la caida de los cuerpos. La creencia general en este asunto, según la teoría de Aristóteles, era que la velocidad de caida de los cuerpos era proporcional al peso de estos. Galileo no creía en esta teoría y pensaba que el rozamiento del aire frenaba la caida de los cuerpos de masa pequeña y gran superficie.

Hizo un experimento consistente en dejar caer dos esferas de igual tamaño, siendo una de hierro fundido y la otra de madera. El peso de la primera era 10 veces superior al de la segunda. Si la teoría de Aristóteles era correcta, la esfera de hierro debería caer 10 veces más deprisa que la de madera.

Tras dejar caer las dos esferas, desde la torre de Pisa según cuenta la leyenda, ambas llegaron al suelo al mismo tiempo, demostrando que la teoría de Aristóteles relativa a la caida de los cuerpos no era correcta.

Rumores llegados de Holanda hablaban de un reciente invento consistente en un tubo con lentes en su interior que permitía ver los objetos distantes como si estuvieran muy cerca. El invento estaba protegido por el gobierno holandés por su interés militar.

Seis meses después, Galileo diseñó y construyó su propio telescopio; hizo una demostración pública con su telescopio en Venecia, causando la admiración de quienes miraron por el.

Después construyó otros telescopios que se difundieron por toda Europa.



Ilustración de los Emblemata of zinne-werck, obra del escritor y político holandés Johan de Brune publicada en 1624.

Esta es una de las primeras representacioones de un telescopio.

Es obra del pintor Adriaen van de Venne, que trabajó unos años en Middelburg, la ciudad natal de Brune y donde Hans Lipperhey construyó en 1608 el primer telescopio del que haya constancia fidedigna.

El telescopio fue un instrumento muy útil para Galileo; lo dirigió hacia el cielo y así descubrió que en la Luna existían cráteres y montañas, y vió estrellas en la constelación de Orión que no eran vistas a simple vista. Pudo observar que el planeta Venus tenía fases como la Luna, y que el Sol tenía manchas. En 1610, observando el planeta Júpiter, descubrió que había cuatro "estrellas" próximas a el. Tras seguir su rastro noche tras noche, comprobó que se trataba de 4 lunas que orbitaban en torno a este planeta.

Este descubrimiento refutaba la vieja creencia de que todos los cuerpos celestes orbitaban en torno a la Tierra, porque aquellas cuatro lunas lo hacían en torno a Júpiter.

En 1611 viajó a Roma y allí, con su telescopio, mostró a la corte papal las cuatro lunas de Júpiter que no orbitaban en torno a la Tierra sino en torno a aquel planeta. Causó una gran conmoción. Galileo ya había destruido la teoría de Aristóteles de la caida de los cuerpos, y ahora venía a destruir la teoría aristotélica de que los cielos eran perfectos.

Una parte de la iglesia defendió a Galileo. Otra le atacó. El se defendió escribiendo artículos en los que tomaba partido por las teorías heliocéntricas de Copérnico, y atacaba, sarcásticamente a sus detractores. Galileo tenía una gran habilidad para ridiculizar a sus adversarios.

El Papa Pío V ordenó a Galileo que abandonara las teorías de Copérnico, y así lo hizo durante quince años en los que, al menos en público, no las defendió.

En 1632, bajo el papado de Urbano VIII, Galileo pensó que la postura de la Iglesia sería menos rígida y publicó su Diálogo sobre los dos máximos sistemas del mundo, dónde defendía las teorías copernicanas.

La Inquisición le llamó a Roma, y tras someterlo a un largo juicio, el anciano Galileo tuvo que negar su teoría, y jurar que la Tierra estaba quieta.


Galileo fue un científico original cuyos descubrimientos e inventos sobrepasaron con mucho la imaginación de las gentes de la Europa de su tiempo. Su método basado en la observación de los fenómenos de la Naturaleza y sus deducciones a partir de experimentos y pruebas reales, constituyen la esencia de la ciencia moderna.

Volver arriba